Saltar al contenido

Los juguetes de madera vuelven a estar de moda?

16 enero, 2021
Juguetes de madera

Existen evidentes diferencias entre los juguetes de madera y los de plástico. Tras una hegemonía de los segundos que ha durado décadas, los primeros comienzan a recuperar un sitio preeminente entre los juguetes infantiles.

Hay muchas razones para obsequiar a tus hijos juegos de madera, más sustentables que los de plástico, si bien los fabricantes de estos últimos ya han comenzado a tomar buena nota, apostando por nuevos materiales alternativos: los bioplásticos.

¿Por qué razón están volviendo los juguetes de madera?

Los de madera son juguetes sostenibles, de gran resistencia y durabilidad. Además de esto, salvo que se les agregue algún género de pintura o bien aditivo, carecen de la toxicidad de los juguetes de plástico.

Muchos fabricantes utilizan madera proveniente de explotaciones forestales sostenibles, acreditados con los sellos FSC o bien PEFC, con lo que el daño a los bosques es mínimo o bien inexistente.

Además de su sostenibilidad, los juegos de madera presentan numerosas ventajas como instrumentos para el desarrollo y aprendizaje de los más pequeños.

Presencia y peso: los juegos de madera son más pesados que los de plástico, con lo que los pequeños precisan de una mayor solidez y confianza para sostenerlos, estimulando la motricidad de sus manos.

Estimulan el sentido del tacto: los juegos de madera, en especial los que no están lacados, tienen un tacto realmente agradable para los pequeños, a quienes les chifla manipularlos.

Favorecen la inventiva y la imaginación: los juegos de madera favorecen la actividad mental de los pequeños. Son juguetes más naturales, sin sonidos ni luces, con lo que es la imaginación de los pequeños la que trabaja, no la tecnología del juguete. Además de esto son más versátiles siendo menos estructurados.

Reducen el consumismo: Si bien los juguetes de madera acostumbran a ser más costosos que los de plástico, la verdad es que duran considerablemente más, con lo que son mejores inversiones. Siendo tan resistentes prácticamente no se estropean y los pequeños no se fatigan de ellos. Además de esto, pueden pasar de los hermanos mayores a los más pequeños.

Poco a poco más amoldados a la sostenibilidad

Desde que comenzaron a fabricarse, los juguetes de plástico han tenido como gran ventaja sus infinitas posibilidades de moldeado. Su mayor abanico de diseños y colores ha resultado tremendamente llamativos para múltiples generaciones de infantes.

Sin embargo, jamás han sido unos juguetes sustentables ni saludables. Sus aditivos tóxicos (ftalatos, bisfenol A, retardantes de llama…) pueden tener efectos dañinos en los pequeños (ya se sabe que les chifla llevarse a la boca todo cuanto hallan, singularmente en edades tempranas).

Su impacto medioambiental es de manera notablemente mayor que el provocado por los juegos de madera; los plásticos acostumbran a fabricarse a través de recursos no renovables, como el petróleo, cuyos procesos de extracción y refinamiento dejan una negativa huella ecológica. Además de esto, no acostumbran a ser productos renovables.

Sin embargo, actualmente cobran gran fuerza plásticos que se sintetizan desde materias orgánicas vegetales (maíz, caña de azúcar, almidón de arroz o bien patata…), abandonando los comburentes fósiles. Los bioplásticos presentan una menor emisión de gases de efecto invernadero cuando son producidos, siendo más sustentables. La industria juguetera está apostando de forma creciente por esta alternativa desde hace unos pocos años.

Factores a tener en consideración al escoger juguetes de madera o bien de plástico

Aunque los juguetes de madera son, hoy día, unos artículos más sustentables y educativos que los de plástico, tú eres quien debe tomar la resolución de seleccionar unos o bien otros. Ahora te mostramos las ventajas y desventajas de cada género de juguete:

Juguetes de plástico: sus ventajas son su suavidad, ligereza, colorido y la enorme pluralidad de modelos existentes en el mercado. Por el contrario, sus desventajas son su falta de sostenibilidad, el riesgo de intoxicación por sus aditivos y su escasa durabilidad.

Juguetes de madera: sus pros son su sostenibilidad, resistencia, la manera en que favorecen la inventiva y la imaginación de los pequeños. Su cara negativa es que acostumbran a ser más costosos que los juguetes de plástico y son menos atractivos hasta el momento en que los pequeños se habitúan a ellos.

Todo semeja señalar que la vuelta de los juguetes de madera no se trata de una moda retro de corto recorrido. Paulatinamente está encontrado su sitio entre el público infantil. Esto, unido al avance de los juegos elaborados con bioplásticos, puede suponer un serio avance en la sostenibilidad del planeta.

Has podido ver las diferencias entre los juguetes de madera y los de plástico que nosotros apreciamos. Tú conoces alguna más? Déjanosla en nuestra página de contacto.